27 de agosto de 2016

Blind. Cap 10



Capítulo 10. No es un sueño




POV. SUNGGYU



No podía olvidarlo.

Aún si los días seguían pasando sin que nada más hubiese ocurrido mi mente volvía una y otra vez a ese roce inesperado de labios.

Ese que me había despertado después de que unas suaves caricias me alejasen del mundo de los sueños, el contacto final de sus labios contra los míos despertándome del todo esa noche cuando menos lo esperaba.

Y de la forma desde luego menos concebida también, encontrándome suspirando al respecto en la sala de descanso del hospital después de mi última ronda para ver cómo estaban mis pacientes a cargo.

Todo perfecto, al contrario que mi estado mental.

WooHyun estaba con DongWoo de nuevo en el orfanato e incluso MyungSoo había ido allí un rato según me había contado cuando me lo había cruzado antes, ya aburrido de estar detrás del mismo médico todo el día.

Si es que podía llamarse todo el día cuando apenas había pasado la hora de comer, el pelinegro estresado por culpa de los exámenes prácticos que se le acercaban en unas pocas semanas, algo que me hacía gracia, tal vez porque yo ya los había pasado en su momento.

Luego no eran para tanto, pero claro eso solo era algo que se pensaba una vez los habías pasado y con unas notas bastante decentes, sintiéndome con pocas ganas de ir a casa ese día, al igual que los anteriores.

Apenas habían sido tres días pero admitiría que se repente se me hacía eterno el tiempo que pasaba con WooHyun a solas, como si este se detuviese a la espera de que la trama entre ambos avanzase, solo para que se quedase en nada y menos al ver que llegaba finalmente la noche y nada volvía a ocurrir.

El menor no había intentado volver a ponerme una mano encima mientras dormía desde aquel beso robado.

Uno que había fingido no notar con toda mi fuerza de voluntad entonces, habiendo agradecido como nunca que el menor no hubiese podido ver realmente si estaba despierto o no.

Había jurado que mi rostro se había convertido en un tomate de color rojo más bien eléctrico a causa de ese roce tentativo, como si él mismo no hubiese estado seguro de lo que hacía pero aún así hubiese decidido hacerlo, algo que me tenía confundido.

¿Por qué lo había hecho?

Ni siquiera era algo que pudiese preguntar con comodidad, a menos que desease revelarle que había estado despierto, y teniendo en cuenta que habían pasado varios días quedaría extraño sacar el tema ahora.

Sería incómodo, como poco, y bien podría ver mal que hubiese decidido ignorar lo ocurrido aún si no había estado dormido, aunque desde mi punto de vista tenía derecho a hacer aquello.

La peor parte de esos últimos días no había sido el estar con WooHyun a solas en mi apartamento por las tardes y las noches, o por las mañanas tras despertar juntos en la misma cama, cada uno en su lado, sino DongWoo.

La forma en la que el menor me miraba, como si supiese algo y estuviese muriéndose por dentro por querer decirme qué era, pero nunca terminaba de hacerlo.

Es más, no había absolutamente nada que indicase que existía ese algo, excepto el que yo le conocía lo suficiente como para saber que ahí estaba, reflejado en sus ojos saltarines y terriblemente expresivos cuando quería.

WooHyun debía de haberle contado lo que había hecho esa noche y DongWoo lo sabía.

Debía de querer preguntarme si había estado despierto, pero al mismo tiempo no debía de querer arriesgarse a que no lo hubiese estado y me contase lo ocurrido por accidente, tal vez porque le había prometido al menor que no haría algo semejante.

Tal vez, pero de la misma forma en la que él no podía preguntarme a mí yo, desde luego, no podía mencionárselo a él.

Si al final era cierto que el menor sabía lo que WooHyun había hecho y yo lo comentaba entonces se sentiría con la libertad de dejarle saber que yo había estado despierto y no era algo que me interesase.

Es decir, es que no sabía qué quera lo que me interesaba en esa situación, demasiado confundido como para ponerme de acuerdo conmigo mismo, aunque no era como si eso fuese algo fácil de natural.

De alguna forma me sorprendía que WooHyun fuese capaz de actuar con tanta normalidad a mi alrededor cuando yo no sabía dónde meterme cuando estaba cerca, aún si él no podía, por fortuna, ver lo que me provocaba el tenerle cerca.

Pero DongWoo lo hacía, cada vez que había ido hasta el orfanato para comer todos juntos e insistía en que me sentase junto al menor, muy juntos, para cada comida, con esa espeluznante sonrisa suya decorándole el rostro.

Siendo más bien poco disimulado, pero todo lo que parecía insinuar mi mejor amigo con sus acciones y palabras parecía rebatirlo WooHyun con su tranquilidad, con esa actitud relajada que fingía no entender de lo que el menor hablaba, aún si debía de saberlo tanto como yo.

Nunca había pensado que WooHyun fuese tonto y no iba a cambiar de opinión entonces, Howon habiendo llegado a sospechar de lo que estaba ocurriendo a juzgar por las miradas confundidas que nos había lanzado en más de una ocasión, a esas alturas su novio habiéndole puesto ya al tanto de todo.

De todo lo que sabía al menos, que por suerte no tenía que ver con mi parte de la historia hasta nuevo aviso, aunque no por ello la situación era más cómoda.
No era una para la que hubiese estado preparado precisamente, en especial porque no sabía cómo me sentía respecto al menor en esos momentos.

Decir que no me preocupaba por él sería mentir descaradamente teniendo en cuenta que estaba viviendo en mi casa, aunque el problema allí era el averiguar el por qué me preocupaba.

Al principio podría haber dicho que era simplemente por pena, porque como paciente que había estado a mi cargo, y siendo como era mi actitud, me había costado no ofrecerme a cuidar de él sabiendo que de otra forma él iba a estar solo en su apartamento sin nadie que estuviese pendiente de sus necesidades, pero no era una excusa que pudiese utilizar mucho en esos instantes.

Sabía que WooHyun podía valerse solo para prácticamente todo, y que exceptuando algunos pequeños detalles para los cuales podría necesitar ayuda, como alguien que le cocinase, sería más que capaz de vivir solo por su cuenta, así que decir que era para cuidarle no servía entonces.

¿Por qué entonces?

Tampoco podía decir que no me resultase atractivo, o que me disgustase su personalidad cuando era todo lo contrario.

Quitando el pequeño accidente que habíamos tenido días atrás, con su descarada mentira llevada acabo con DongWoo y el que casi se quedase sin mano tratando de usar un cuchillo sin permiso no diría que él hubiese actuado mal o que me disgustase cómo pensaba en general.

Incluso lo que había hecho entonces podía entenderlo, más o menos.

Podía entender la parte en la que quería sentir que podía hacer las cosas solo, que era independiente y que no necesitaba tener a alguien detrás todo el tiempo, puesto que sabía bien lo mucho que frustraba estar limitado en esta vida y tener que depender de otros, aún si no me había gustado que me mintiese.

Tendríamos que haberlo hablado y, tal vez, si desde el comienzo me hubiese dicho que necesitaba hacer cosas solo, pasar tiempo solo, hubiese podido entenderlo.

Tal vez no me hubiese alterado tanto, ni comportado como si fuese una madre tratando de proteger a su polluelo incluso de la luz del sol, pero había sido algo que había llegado tarde.

Aunque por suerte no había ocurrido nada terrible ni fatal para ambos, pero sí era cierto que habíamos estado varios días un poco distanciados después de eso, el pequeño accidente ayudando a que nos reconciliásemos, un poco al menos.

Hablar había sido la clave, aún si todavía faltaban muchas cosas por decir entre ambos pero me gustaba saber que en el fondo él era algo vulnerable.

Había sido demasiado raro que se tomase tan bien lo que le había ocurrido, no sabía cómo tratar con gente que no necesitaba ser animada y eso me había puesto más incómodo de lo habitual a su alrededor, pero sí que sabía tratar con personas que necesitaban ayuda.

Sabía cómo consolar y animar a aquellos que necesitaban creer que podían hacer cosas por sí mismos, era mi trabajo después de todo, y agradecí realmente el darme cuenta de que, muy en el fondo, WooHyun también estaba asustado de lo que podría ser si las cosas no salían bien.

Después de todo eso, y a pesar del beso, diría que nuestra relación era más relajada en ese aspecto.

Sí que andaba aún algo cuidadoso a su alrededor, pero no porque temiese que se sintiese mal por su condición, sino por otra cosa en esta ocasión.

Me había atrevido a dejarle solo en casa cuando había ido a comprar el otro día y todo, en parte porque necesitaba un tiempo a solas para pensar en lo ocurrido y no era como si en el hospital pudiese hacerlo, en parte porque quería que viese que confiaba en que no dejaría que el apartamento ardiese en llamas solo porque me fuese a ir un rato.

Quedaba completamente descartado el dejarle solo en casa todo el día, pero no me sentía reticente a que se quedase solo una hora o dos, ambos necesitábamos aprender a adaptarnos.

Yo a dejar de ponerme histérico y nervioso por todo, él a aceptar que tanto como podía hacer cosas solo también era cierto que tenía que depender para algunas cosas en otros y entre esas muchas cosas a trabajar, estaba el que estuviese solo un rato.

Él necesitaba también su tiempo para sus cosas después de todo, e ir de compras solo me había servido para darme cuenta de varias cosas.

La primera que debía de dejar de comportarme como un tonto alrededor de WooHyun si no quería que se diese cuenta de que algo ocurría conmigo y que sospechase de que había estado despierto ese día era lo que menos quería en el universo.

Bueno en realidad no lo tenía muy claro tampoco.

Todavía se me aceleraba el corazón cuando pensaba en el roce de sus labios sobre los míos, en la delicada forma en la que había recorrido mi rostro con la yema de sus dedos, como tratando de memorizarlo.

Como si estuviese deseando hacerlo al no poder verme, la idea habiéndome robado el aliento sin poder evitarlo, al darme cuenta de que yo tenía una enorme ventaja sobre él en todo aquello.

Yo veía a WooHyun.

No solo le conocía como persona, sino que le veía, físicamente hablando, pero él no.

¿Le gustaba aún sin verme? ¿Qué pasaría si recuperaba la vista y me veía? ¿Perdería el interés?

No había podido evitar preguntarme esas cosas mientras llenaba el carrito de la compra, al mismo tiempo que me había regañado por pensar que él fuese a ser tan superficial.
Solo para seguidamente el criticarme el pensar que tenía interés en mí.

Tal vez solo había sido un impulso el besarme, era joven todavía y esas cosas ocurrían de forma que tampoco debería de pensar tanto en ello si no estaba verdaderamente interesado.

Pero el problema era que no sabía si lo estaba o no.

WooHyun me gustaba.

Es decir, había algo en él que me atraía, y que me hacía sonreír y sonrojar cuando me dedicaba algún comentario que me gustaba, y era evidente que no podía evitar preocuparme por él, pero no podría decir si me gustaba de gustar, en un plano romántico, o si solo me gustaba así como amigo, como persona.

Todavía no había decidido eso, la cuestión era que esos días habían sido un poco incómodos para mí.

Al despertar veía a WooHyun dormido en la cama a mi lado, con el rostro relajado y el cabello enmarañado, viéndose como una escultura digna de una fotografía de revistas de modelos en ropa interior, así como le veía pasearse por el apartamento en solo un pantalón de deporte o la parte inferior del pijama, o con la toalla al salir de la ducha, siendo incómodo para él cambiarse allí directamente.

En realidad había sido mi idea al principio, cuando temía que se le fuese a caer algo al suelo y al ir a recogerlo se diese contra la pica o el baño en la cabeza y acabase con una brecha ahí, el menor habiendo dejado de insistir al respecto después del accidente del champú, de forma que ahora le veía caminar desde el baño a la habitación mostrando su torso todavía húmedo, así de la nada.

Sin avisar primero para que me preparase para no mirar al menos o algo, así como para desayunar siempre había roces, unos que hacían que mi piel temblase aún si me limitaba a señalarle rápidamente dónde estaban las cosas para que comiese por su cuenta, avergonzado de mí mismo.

Por pensar en lo que no debería, aún si estos pensamientos habían sido provocados por una acción que no había realizado ni yo siquiera, después de eso teniendo todo el día para tranquilizarme en el hospital antes de que llegase la noche.

Y supiese que era cuando le vería salir de la ducha, cuando compartiría el sofá cómodamente con él unas horas hasta la hora de dormir, cuando compartiríamos de nuevo la cama.

Me había planteado el volver al sofá y todo pero quedaría bastante extraño que de la nada decidiese volver a dormir ahí después de haber estado durmiendo juntos sin que ocurriese nada extraño o me quejase al respecto.

Pero claro eso era solo porque WooHyun no sabía que yo sabía que me había besado, por no decir que lo había vivido igual que él pero con los ojos abiertos, pequeño detalle aparte.

Sí, los había abierto para comprobar que no estaba soñando, lo que de nuevo me llevaba a preguntarme por qué él no había intentado besarme otra vez mientras dormía.

A veces sentía que mi cuerpo y mi mente se resistían al sueño solo por ver si él haría lo mismo en algún momento, pero lo dicho, que en los siguientes tres días él no había hecho el más mínimo movimiento a mi alrededor.

Actuaba con esa aterradora naturalidad que casi me molestaba, hablándome y sonriéndome como si nada y eso me estresaba un poco.

No entendía nada y odiaba no entender las cosas, algo que me hizo suspirar de nuevo antes de ponerme en pie, siendo consciente de que había estado descansado en la sala demasiado tiempo.

El suficiente como para que en cualquier momento viniese alguien a llamarme la atención, casi tropezándome con SungJong cuando iba saliendo por la puerta, el menor como buscando a alguien.

No pude evitar enarcar una ceja al verle, su rostro reflejando culpabilidad cuando sus ojos dieron conmigo, diciéndome más con ello que con cualquier cosa que hubiese podido decirme.

       -    ¿Persiguiendo a MyungSoo de nuevo? ¡Lee SungJong! Habíamos quedado que ibas a centrarte en tus estudios después de lo que pasó con WooHyun – le recordé, cruzándome de brazos.

Nunca había comprendido el por qué de esa postura cuando uno estaba enfadado o dando un discurso pero tras conocer a SungJong como que lo había comprendido.

Parecía ser que ayudaba a enfatizar el enfado la postura, como que daba esa impresión al menos y él estudiando psicología lo debía de saber mejor, viéndole bajar los ojos antes de carraspear, como buscando algo que le excusase.

Sabía que había terminado ya de recoger los formularios que necesitaba para su trabajo así que no tenía excusa alguna para estar paseándose por ahí ese día a menos que tuviese una visita concertada y estaba claro que no era eso.

        -    Verás hyung… yo te explico… es que ayer Myunggie me cortó la llamada y claro ¿cómo puedo no comprobar si está bien? Es decir… – trató de elaborar, pero le corté.

Captaba por dónde iba la cosa sin que siguiese, el menor carraspeando de nuevo sin que tuviese que decir nada, solo mirarle fue suficiente para que apartase la mirada otra vez.

Sí, sabía que había hecho mal y aúna sí ahí estaba el pequeño descarado, haciendo que me preguntase qué le esperaba al mundo con doctores más desequilibrados que los propios pacientes algo que me hizo suspirar.

       -   Tal vez si dejases de ir detrás cual perrito faldero MyungSoo se interesaría por cómo te va al vida sin que tú tuvieses que buscarle para explicárselo – le sugerí, frotándome la sien.

Cada vez que pensaba en la relación de esos dos polluelos como que me entraban extraños dolores por todas partes, el dolor de cabeza siendo el más frecuente, especialmente cuando vi el puchero que me dedicó el menor, listo para discutir mi sugerencia.

Como siempre, solo que ese era uno de esos muchos días en los que me no me apetecía escuchar su versión de los hechos, no teniendo en cuenta que me las sabía todas ya a esas alturas, mandándole a casa antes de ir en dirección a la habitación por la que solía comenzar mis rondas habituales.

SungJong sabía que si le volvía a encontrar merodeando por ahí lo sacaría yo mismo del hospital y terminaría poniendo una orden de restricción o algo para que no pudiese entrar sin mi permiso explícito, algo que tal vez debí de hacer en cuanto MyungSoo comenzó las prácticas en ese hospital pero era demasiado nuevo como para exigir algo así.

Claro que bien podía hablarlo con el doctor Choo o algo para arreglar aquello si terminaba siendo necesario, tras unos instantes sacudiéndome el malestar de encima.

Probablemente nunca sabría si aquellos dos pilluelos estaban juntos o no puesto que un día parecía ser que así era y al siguiente parecía más bien que uno huía del otro, descartando esos pensamientos cuando llamé a la primera habitación que tenía que revisar, poniendo una sonrisa en mi rostro.

Tenía cosas más importantes en las que pensar después de todo, entrando tras escuchar la invitación de su morador, esperando que las cosas estuviesen bien.

Y por fortuna lo estuvieron, el resto de la tarde habiéndome visto metido en el quirófano de improviso cuando había llegado una operación urgente a causa de un accidente.

Un tipo que se había caído de un andamio y clavado un cristal de muy mala forma en una pierna me habían contado mientras me preparaba para asistir, algo que no me agradaba demasiado.

No se me daba demasiado bien eso de estar ahí de pie mientras veía cómo abrían y cortaban a una persona dormida pero era consciente que era parte de mis obligaciones y que, como decía mi supervisor, más me valía acostumbrarme puesto que en casos de emergencia uno no podía escoger dónde terminaba ayudando, de ahí que me hubiesen metido a mí ahí de la nada.

En realidad tenía la impresión de que el supervisor me había visto reposar demasiado en la sala de descanso antes y que por eso me había hecho estar ahí pero no dije nada mientras me lavaba bien antes de ponerme los guantes, dispuesto a aguantarlo.

No era la sangre en sí lo que me ponía aprehensivo en esas situaciones, sino el contexto en sí, la presión de que si algo salía mal los que estábamos ahí dentro seríamos los culpables lo que lo hacía, tratando de no pensar en esas cosas cuando entré y vi al doctor a cargo revisando los utensilios a utilizar, el paciente ya dormido.

Esa era otra, el tema de la anestesia.

Siempre me había dado miedo que el anestesista le pusiese demasiado poca y se despertase el pobre paciente a media operación, o bien que se pasase y se fuese a quedar ahí en la mesa de operaciones, tomando aire para comenzar.

Afortunadamente, tanto para mí como para el pobre desgraciado que estaba ahí tumbado inconsciente, la operación fue relativamente sencilla teniendo en cuenta lo que podría haber sido, en poco más de hora y media habiendo terminado, si bien no fue la mejor de mi vida.

El hombre no había llegado a cortarse ninguna arteria ni vena importantes con el cristal así que no había perdido tampoco toda la sangre que en un principio se había esperado y no se le habían dado tantos puntos como se podría.

Sí era cierto que tendría que ir a rehabilitación y que pasaría algún tiempo antes de que pudiese utilizar correctamente esa pierna, más que nada porque el músculo estaba dañado pero no era irreparable, pero nada más.

En fin, cosas buenas dentro de las malas, me dije, mientras me iba a dar una ducha rápida antes de ir a por WooHyun al orfanato, sabiendo que llegaba tarde ya.

Supuse que Howon sabría que estaba ocupado y habría avisado a DongWoo o algo puesto que a mí se me había olvidado y en ese momento no me apetecía tocar el teléfono, sentía que aún me temblaban un poco las manos, rápidamente deshaciéndome del olor a quirófano con mi gel de ducha antes de envolverme en un albornoz y salir de las duchas.

Me gustaba el que nos obligasen a tener siempre una muda de ropa en las taquillas por lo que pudiese pasar, siendo mi momento favorito de usarlas justo días como ese.

Días de quirófano.

Solo esperaba que en el futuro no me tocase participar en muchas operaciones puesto que incluso durante las prácticas eso era lo que más había odiado con diferencia, aunque tampoco había tenido tantas experiencias ahí dentro.

Me preguntaba cómo MyungSoo podía aguantar estar ahí metido con tanta frecuencia pero no iba a preguntarle teniendo en cuenta que había terminado cambiando de especialidad tras hablar conmigo, bostezando casi sin darme cuenta mientras me vestía.

Necesitaba una buena noche de sueño al parecer, las anteriores habiendo sentido el sueño ligero al querer estar pendiente de lo que hacía o dejaba de hacer WooHyun, suponiendo que esa noche iba a caer rendido nada más acostarme en la cama por cómo me estiré al ponerme la camiseta finalmente, como un gato preparándose para ir a la cama.

Uno un tanto artrítico tampoco me imaginaba siendo uno ágil precisamente pero eso fue suficiente como para plantearme el pedir comida para llevar esa noche, algo que le preguntaría a WooHyun ene l coche para llamar nada más llegar, o incluso hacerlo en el coche si nos poníamos de acuerdo con rapidez, encontrándomelo a él junto a DongWoo fuera del orfanato cuando caminé hasta allí finalmente.

El mayor de ambos me miró con pena de la nada, como si le acabasen de decir que habían asesinado a mi gatito o algo, lanzándose a mis brazos de una forma demasiado peliculera como para que pudiese corresponderle.

Solo lo justo como para no caerme, aunque teniendo en cuenta lo cansado que me sentía de repente no lo hice demasiado bien aunque al menos no terminamos ambos en el suelo, sin comprender mucho a qué venía aquello tampoco.

Cosas de DongWoo, supuse.

       -    ¡Hyung! ¿Se murió el chico que ayudaste a operar? ¡No te preocupes! ¡No ha sido tu culpa! – gimoteó en mi hombro.

No pude menos que enarcar una ceja, así como WooHyun parecía mirar en mi dirección con bastante seriedad, como si se estuviese creyendo las palabras del descerebrado de mi amigo, a veces preguntándome con seriedad qué había de malo en él, teniendo que separarle de mí para ver si estaba bromeando o no.

Admitiría que no sabría decirlo, tal vez por el cansancio.

       -    Que yo sepa no se ha muerto nadie – contesté, molesto.

Esa era otra. Que pensase que se había muerto alguien solo porque yo había asistido en la operación era para darle golpes en las mejillas hasta que se le pusiesen de un rojo para nada natural, eso como poco.

El menor me miró con confusión cuando mis palabras parecieron penetrar en su cerebro, mirándome fijamente unos segundos antes de hacer un puchero demasiado similar al de SungJong para mi gusto, WooHyun acercándose lentamente.

Lo suficiente como para que me diese tiempo a alargar la mano para señalarle dónde estaba exactamente, queriendo que nos marchásemos ya sin hablar mucho más, siendo él quien, sorprendentemente, rodeó mi cintura en ese momento.

       -    Pero… Howon dijo que no parecías contento al salir de la sala de operaciones – se justificó el menor, haciéndome rodar los ojos.

En ese momento estaba más pendiente del cuerpo fuerte sosteniendo al mío de una forma en la que no parecía correcta.

Yo debería de ser el que hacía eso y no al revés, asegurándole a DongWoo que era el cansancio y no otra cosa antes de despedirme, WooHyun a pesar de todo sin soltarme algo que me incomodó un poco.

No lo suficiente como para alejarme mucho o pedirle que me soltase, una vez en el coche regalándome unos segundos con los ojos cerrados, sintiéndome verdaderamente cansado.

Desde luego no era del tipo que podía aguantar mucho tiempo bajo el mínimo estrés posible, y eso que me había graduado en enfermería que no era precisamente fácil, pero desde luego los temas académicos no me ponían tan mal como aquellos personales, sorprendiéndome un poco cuando sentí una mano en mi pierna, lo que me hizo abrir los ojos.

WooHyun, con el rostro puesto en mi dirección y una pequeña sonrisa en sus labios, como tratando de ser consolador aún si no debía ni de saber lo que pasaba por mi mente pero fue suficiente para hacerme sonreír un poco también.

       -    ¿Quieres pedir algo a domicilio? – pregunté, aprovechando para encender el coche.

Estaría bien tener chófer también ya puestos, estando en ese típico estado de ánimo más apropiado para un viernes noche que para un miércoles que era, el menor proponiéndome que mirásemos el menú mixto de pizza y pollo frito para esa noche.

Era uno nuevo que me habían dado yendo solo a la compra el lunes por la tarde si no recordaba mal, donde venía una pizza entera y medio pollo por un módico precio, algo que no me disgustó.

Solo había que ponerse de acuerdo en qué pizza y qué tipo de pollo queríamos, discutiendo eso camino a casa para pasar el tiempo, de forma que al llegar fui directo a buscar el teléfono del sitio donde estaba la tienda para hacer el pedido.

En lo que tardé en hacer la llamada y colgar WooHyun se había metido ya en el cuarto de baño, dejándome algo de tiempo para acomodarme en el sofá con la mente en blanco.

Podría quedarme dormido ahí en nada y menos así que decidí encender la televisión antes de ponerme en pie para ir a poner la lavadora que tenía pendiente, el apartamento por lo general recogido y limpio.

Había quitado el polvo hacía nada y menos y mantenía las cosas en su sitio por WooHyun así que solo me dediqué a pasar un trapo de nuevo por los muebles y pasar la escoba en lo que el menor tardaba en ducharse, viéndole salir de nuevo del baño con solo la toalla alrededor de sus caderas en dirección a la habitación.

Seguía teniendo esos sentimientos encontrados al respecto, yendo a la cocina a por un par de vasos para la mesa de te antes de que volviese WooHyun, a tiempo para cenar.

Apenas había aparecido por la puerta que sonó el timbre indicando que había llegado nuestra cena, sin dejar siquiera que él se ofreciese a ir ese día, necesitando hacer cosas.

Tal vez porque si me movía pensaba menos, cosas de esas raras de la mente humana, aceptando el pedido con una sonrisa cuando el chico me lo ofreció todo, cobrándome entonces.

No tardé en estar de vuelta en el apartamento con las manos llenas, el menor peinándose el cabello en el baño con la puerta abierta, como si no hubiese querido que me preocupase por no verle sentado en el sofá algo que me hizo sonreír.

Parecía hasta fácil convivir así a veces, dejándolo todo en la mesa mientras esperaba a que él terminase de arreglarse el cabello, al final habiendo optado por una pizza vegetal y el pollo en salsa picante.

Algunos dirían que para no comer carne dos veces, pero al parecer a WooHyun le gustaba aquella y a mí no me importaba demasiado comerla no sabía mal precisamente, ambos acomodándonos en el sofá en silencio para comer.

No hablamos mucho, como las noches anteriores pero aún dentro de la incomodidad que me provocaba el saber que me había besado admitiría que el ambiente entre ambos era relajado y no tenso algo que apreciaba.

No necesitábamos hablar para llenar el silencio, la televisión de fondo era más que suficiente, al menos hasta que terminamos de cenar y me puse a recogerlo todo, WooHyun a esas alturas sabiendo que no le quería en la cocina a menos que fuese para buscar un vaso de agua como mucho, si bien le dejé apilar a él las cosas antes de llevármelas.

Trabajo a medias, era una forma de que él hiciese su parte y yo la mía sin que ninguno se sintiese mal al respecto, preguntándome una vez tiré los restos de comida y me deshice de las cajas qué iba a hacer esa noche.

Ya me había duchado en el hospital así que decidí solo lavarme el cabello con rapidez antes de ir a dormir sin querer mirar la televisión tampoco.

WooHyun no me cuestionó cuando murmuré que iba al baño, su libro en el regazo para practicar la lectura en braille un rato supuse, algo que hacía realmente bien ya.

Me había comentado que durante la hora de la siesta en el orfanato practicaba también para no aburrirse así que había pensado que debería de comprarle otro o a ese paso sería trampa.

Cuando uno se sabía ya la historia no aprendía tanto, anotando eso mientras masajeaba mi cabello unos minutos antes de aclarar y envolverme la cabeza con una toalla, cepillo de dientes en mano para ir avanzando faena.

En poco tiempo había terminado y estaba listo para ir a por mi pijama para dormir, WooHyun ocupando entonces el baño para lavarse los dientes y la cara con cuidado, por suerte el accidente con el champú no habiendo causado daños aparentes en sus ojos.

No se le había infectado, ni enrojecido ni hinchado ni nada así que esperaba que se pudiesen hacer las pruebas esa semana finalmente, sentándome en el sofá a esperar a que el menor terminase para ir a dormir.

Por si él quería quedarse un rato más despierto escuchando la televisión o algo, mirándole de reojo algo confundido cuando me miró desde el marco de la puerta sin las gafas puestas, los ojos abiertos.

Bonitos ojos.

Unos que parecían enfocar bien aún si no era experto en ello lo cual me puso nervioso sin darme cuenta, obligando a mis piernas a levantarse.

        -    Voy a dormir ya… por si quieres quedarte en la televisión – carraspeé, sin saber qué más decir.

Quedaba muy raro que te mirasen así cuando eras consciente de que la otra persona no podía verte en realidad, tratando de pasar por delante de él en dirección al baño sin éxito, su mano rozando la mía, lo que me detuvo.

Él usó esa oportunidad para acariciar de nuevo mi brazo, una mueca preocupada en su rostro que me tomó por sorpresa.

       -    ¿Hyung estás bien? – preguntó, de la nada.

Tontamente haciéndome alzar la mano de una forma infantil para comprobar que no me estaba viendo realmente, en efecto sus ojos sin notar el movimiento ni seguirlo, lo que me hizo sentir todavía más tonto.

No me lo preguntaba porque viese mi rostro.
 
¿Entonces por qué?

       -    Sí… claro. Solo estoy cansado – murmuré, tratando de sonar normal.

Cansado pero normal, suavemente intentando librarme de su sujeción para marcharme a la habitación, necesitando descansar definitivamente.

A lo mejor sí me había imaginado aquel beso  o algo, poniéndome más nervioso cuando WooHyun se resistió, volviendo a tratar de sostenerme, esta vez viéndose algo más serio al mirarme.

       -    ¿Estás seguro? – insistió, mi latido acelerándose.

Porque daba la impresión de que me estaba mirando, directamente.

Tan directamente que me asusté sin poder evitarlo, soltándome de un tirón demasiado brusco para mi gusto, antes de asegurarle que sí, que estaba perfectamente.

Me sabía mal pero me estaba incomodando esa situación, más de lo que sentía que podía aguantar ese día, y sus ojos no ayudaban.

Esos ojos que aún sin ver parecían saberlo todo me ponían muy nervioso, esta vez girándome para ir a la habitación sin ningún contratiempo, solo que no esperaba que él interviniese otra vez.

Como si viese, su cuerpo golpeando suavemente el mío por la espalda para hacerme tropezar, antes de darme cuenta encontrándome contra la pared, donde había tratado de apoyarme para no caer, el sonido de la puerta de la habitación siendo cerrada a mi lado.

Y luego su aliento muy cerca de mi piel, mis ojos volando a esos labios que estaban de repente muy cerca de los míos, casi más de lo que su cuerpo lo estaba, atrapándome contra aquella pared que no podía traspasar.

No a menos que le empujase a él algo que no me veía capaz de hacer.

No sabiendo que podría caerse y hacerse daño por mi culpa, aunque sabía que ese no era el motivo real por el cual me encontré congelado en el sitio, sin saber siquiera cómo seguir respirando con normalidad.

Porque por un instante se me había incluso olvidado, tensándome cuando se inclinó hacia mí, hasta que sus labios casi rozaban los míos, su expresión aún seria.

Mortalmente seria para mi gusto.

       -    ¿No es por esto entonces? – susurró, acallando cualquier respuesta mía que hubiese sido capaz de articular.

Con sus labios, una vez más.

Suaves como una pluma, presionándose contra los míos de la nada, pero a la vez como si llevasen tiempo planeándolo, el funcionamiento de mis pulmones detenido durante un instante, antes de que sintiese que necesitaba ese aire para respirar.

Porque estaba ocurriendo.

Me estaba besando.

Y ambos sabíamos que no estaba dormido entonces.

En lo más mínimo.


--------------------------------------------------------------------------------------------
 Capítulo Anterior                Capítulo Siguiente
--------------------------------------------------------------------------------------------


 Hooolis~~

Bueno le quedan a esto 5 capítulos ya... Y cuando termine comenzará la versión larga de Guilty Pleasure YAY... (aún no le puse título... es difícil escoger uno cuando fui a poner el que más le va al twoshot hahaha).

Y no sé mis niñas... mmm... ah bueno sí mi bonita InspiritWGYD espero que te esté gustando aunque podría ser mejor.. discúlpame por no poder escribirte un gran fanfic querida... fue un mal año (?) XDD.

Llevo como todo el rato que actualizaba esto escuchando A Shared Dream de U-KISS y POR FAVOR... cómo puedo acordarme de la letra aún?!! Me encanta esta canción... y la de Unfinished de December oye... estos días me la paso con canciones antiguas XD. 

Qué más... ah bueno sí, mi familia ya me mentalizó que en breves vuelvo a mi rol de la chacha de casa, a llevar a mi hermana a la universidad, ir a trabajar para mi mamá GRATIS a la cafetería, luego ir a la casa a limpiarla y dejar lista la comida antes de irme yo a clase y eso.. ya al volver a casa a dormir porque tengo horario de tarde y llego como a las 11 de la noche...

Es decir sí, volveré a no tener vida.. solo que antes no tenia clase los viernes y ahoar para el master pues sí tengo clase... va a ser doloroso HAHAHAHA...

En fin, la vida es dura XD También debo de pensar un proyecto de fin de master, porque escogí un master de 1 año, pero recién terminé con el del grado y como que no tengo ideas ya.. muchos trabajos en poco tiempo... Maybe ya que estudio análisis de conflictos y pactos de paz y eso, haré algo de corea del norte y del sur, siguiendo en mi línea de cosas asiáticas (?) XD.

Y veaaamos.... a bueno debería de hacer reviews de todos los productos coreanos que he estado probando (de belleza)... maybe hablar sobre las zonas de compras (?) barrios donde comer y pasear (?).

Si os interesa algo en particular escribidme por aquí o lo que sea y pues iré haciendo posts sobre eso (?) Así más gente a la que el interese el tema puede leerlo~~

Y pues ya... os recuerdo que me podéis seguir en facebook ahora.. aunqeu seguiré usando más twitter obviamente (igual que wattpad solo lo uso para subir cosas viejas y no lo termino XD).

Cuidaos mucho mis bonitas y.. I'm Back yay!! Dadme más amor ahora eeeh... que si no cierro el blog definitivamente el próximo año que ya estoy mayor para perder el tiempo sin amor (?) ;P.

Ok nah.. admito que en realidad el día que quiera cerrarlo de verdad no avisaré, desapareceré de todas las redes sociales y ya.. so no os preocupéis hasta que llegue el día en el que no me podáis encontrar ni en twitter XD.

Y rezad para que falte... afortunadamente ESPERO que a partir de ahora pueda escribir para mí y sin preocuparme más por visitas ni comentarios.. claro que decidí que para eso voy a dejar de escribir cosas por los demás y escribiré lo que yo quiera... sí, that means que si quiero que violen a Gyu en un capítulo lo van a violar por mucho que sepa que a nadie más que a mi mente masoquista le va a gustar... pero si yo quiero que pase va a pasar porque... bueno ya a veces siento que por complacer (cofcofafantasmascofcof) cambio muchas cosas de mis fics y pues no no~~

A partir de ahora toda perversión buena o mala que pase la redactaré como tiene que ser *^* Solo así podréis disfrutar de mi verdadera alma de escritora!! ^^

Ok ya dejo mi discurso hahaha

Nos leemos mis bonitas!! <3   
     
  
 

Oppa's Paradise Template by Ipietoon Cute Blog Design and Bukit Gambang